lunes, 17 de febrero de 2014

Varapalo duro, pero no definitivo


Ciertamente, pocos análisis futbolísticos cabe hacer de un partido que terminó con un resultado como este. En todo caso, podemos resumir diciendo que el Algabeño es un gran equipo, al que todo le salió bien, y que a la UD Pilas, por el contrario, todo le salió mal. A partir de ahí, a lo que ocurrió sobre el terreno de juego pocos paliativos se le pueden poner, por mucho que el equipo viajara plagado de bajas o que el árbitro, muy malo, escondiera su inseguridad barriendo para casa, especialmente durante la primera mitad, en la que todavía había partido. Solo cabe felicitar al rival, pedir perdón a la afición y reflexionar para sacar conclusiones positivas de tan dura derrota



Tanto es así, que en esta crónica ni siquiera vamos a hablar de alineación, ni de planteamientos tácticos, ni de fallos, ni de actitud, ni de nada de lo habitual cuando se analiza un partido. El desastre fue total y colectivo y no sería justo citar a nadie en concreto. Tan solo queremos destacar dos nombres: uno el de Carmena, nuestro portero juvenil, para que ningún aficionado vaya a pensar que fue el principal culpable del desaguisado. Nada más lejos de la realidad; el chaval paró un penalti (aunque luego el rechace lo convirtió Aragón en el 1-0) y poco más pudo hacer en los demás goles, conseguidos todos a placer por los jugadores algabeños. El otro nombre que queremos citar es el de Quique, un jugador que no sufrió esta severa derrota, sencillamente porque no se presentó al partido, a pesar de estar citado. En su lugar entró a ultimísima hora el lesionado Lego, que viajó solo para cubrir hueco en el banquillo. El club estudiará la sanción que aplicará al futbolista por esta actitud, que no vamos a calificar, dejando que sea cada lector quien ponga los adjetivos que crea más oportunos.

Como decimos, el partido se empezó a torcer desde la semana anterior, en forma de ausencias en el equipo, y esa línea continuó apenas el balón echó a rodar en el municipal de La Algaba. La primera internada de los locales terminó en penalti, convertido por Aragón tras recoger el rechace de Carmena (m. 12). Solo diez minutos más tarde, era Mauri quien hacía el 2-0, primero en su cuenta particular, al rematar completamente solo en el segundo palo un centro desde la derecha.

El árbitro, como hemos adelantado, también se quiso sumar a esa corriente desfavorable para la UD Pilas, y dio un recital de cómo evitarse problemas en un campo con más de 500 personas en las gradas, pitando siempre a favor de corriente, hasta que en la prolongación de la primera parte no pudo dejar de sancionar un tremendo codazo de Prado en un salto, lo que le costó la cartulina roja.

Esta expulsión abría un horizonte de esperanza para la segunda parte, pero todo fue una mera ilusión. El equipo pileño, que salió más decidido en busca de la portería contraria, vio cómo, tras una pérdida de balón en ataque, el Algabeño montaba un contragolpe perfecto que acababa con el 3-0 en el marcador, obra de Baena (m. 67).

Ahí se terminó de derrumbar el atisbo de ilusión que aún pudiera quedar en la parroquia pileña. El Algabeño no notaba la inferioridad y se sentía cómodo en defensa ante la inoperancia visitante, esperando el momento de asestar sus temibles golpes a la contra. Así fueron llegando uno tras otro los demás goles, obras de Juanjo, Mauri (2) y Gato.

Las últimas noticias negativas que deja el partido son la lesión de Alberto y el hecho de que las dos únicas tarjetas amarillas que vio el conjunto de José Mari Moreno fueron para hombres que estaban apercibidos (Quintero y Rafa), y que se perderán el próximo partido. Por si fuera poco, por la tarde el Andalucía Este ganó en el campo del Ibarburu, y se adueña de la segunda plaza en solitario.

Lógicamente, el desarrollo de todos estos acontecimientos ha provocado un gran pesar en el seno del club y en su afición, pero no por ello hay que dejar de pensar que se trata solo de un partido que se ha perdido ante un equipo que muy posiblemente estará entre los dos primeros al terminar la liga. Este fracaso puntual no puede ni debe eclipsar el gran trabajo que se viene haciendo a lo largo de toda la temporada y el equipo tiene en su mano resarcirse del tropiezo, trabajando con más ganas durante la semana y ganando el próximo compromiso ante el JD Gines.

No podemos permitirnos que esta derrota, por muy dolorosa que haya sido, afecte negativamente a la moral de un grupo que, con su esfuerzo y su entrega, se está ganando el respeto y la confianza de sus seguidores. El varapalo ha sido duro, pero no definitivo.

FICHA TÉCNICA

AT. ALGABEÑO: Luis, Molina (Juanjo), Prado, Pino, Baena, Aragón, Andrés (Lito), Lupe, Jero (Gato), David (Enma) y Mauri.

UD PILAS: Carmena, Juradito, Chiqui, Juan, Quintero, Rojas, Antonio Estévez (Víctor), Esteban (Gabri), Rafas, Anguas y Alberto (Ponce).

ÁRBITRO: Fragoso Sánchez. Expulsó con roja directa a Prado (m. 45). Amarillas para Pino, Aragón, Quintero y Rafa.

GOLES: 1-0: Aragón (m. 12); 2-0: Mauri (m. 22); 3-0: Baena (m. 67); 4-0: Juanjo (m. 78); 5-0: Mauri (m. 80); 6-0: Mauri (m. 85); 7-0: Gato (m. 89).

Reportaje fotográfico de José Mª Pérez en nuestra página de Facebook