domingo, 15 de febrero de 2015

Valioso punto ante un buen rival

Un gol de David Vega a 10 minutos del final privó a los blanquiazules de conseguir su 7ª victoria consecutiva.

El punto conseguido se hizo más valioso, tras las derrotas de Puebla, Rinconada y Tomares.

La UD Pilas estuvo acariciando durante 75 minutos una nueva victoria, que en esta ocasión se escapó cuando el partido ya encaraba sus minutos finales y el rival acertó a hilvanar una gran jugada, rematada de manera formidable por David Vega.

El equipo pileño llegaba a este encuentro con las bajas de Lego, Nacho y Porras, especialmente significativa la de este último hombre, por el importante papel que suele desempeñar en encuentros en los que la pelea en el centro del campo resulta tan decisiva.

José Julio quiso, no obstante, mantener el mismo esquema de juego y asignó una posición novedosa a Gabri, más retrasado e implicado en la lucha en el centro del campo. El choque no podía empezar mejor. Corría el m. 6 cuando Anguas ejecutó una falta desde la medular y Chiqui, incorporado al ataque, lograba batir a Guti. El guión era idéntico al último partido a domicilio en Huévar, incluidos los protagonistas, aunque en esta ocasión el remate del defensor pileño se fue directamente al fondo de las mallas.

Anguas estuvo a punto de conseguir el 0-2 pero Guti lo impidió
Sólo dos minutos más tarde pudo llegar el segundo, pero el meta sevillano respondió con una intervención extraordinaria a un duro disparo de Anguas. A partir de ese momento, el Soleá se recompuso de la mejor manera posible: sin perder los nervios, tocando el balón e imponiéndose en el centro del campo a una UD Pilas que, poco a poco, iba retrocediendo metros hasta situarse prácticamente en la frontal del área.

El juego se desarrollaba la mayor parte del tiempo demasiado cerca de Fricu y ello propició que el Soleá estuviese a punto de empatar en sendas ocasiones de Valerio, que disparó desviado (m. 34), y Caro, cuyo remate se encontró con la mano del meta pileño (m. 40). El cuadro de José Julio Monsalves apenas lograba sacudirse el dominio local y, cuando lo lograba, lanzaba tímidos contragolpes, bien controlados por la zaga rojilla.

La segunda parte empezó con otra ocasión clarísima para los pileños y de nuevo a balón parado: una falta golpeada muy bien por Gabri fue a estrellarse en el larguero, ante la mirada de Guti, que respiró aliviado cuando se hizo con el esférico tras el rechace de la madera.

La charla de José Julio en la caseta había ido encaminada a intentar evitar el dominio sufrido en el centro del campo durante la primera parte, pero lo cierto es que la situación volvió a reproducirse. El Soleá tocaba con calidad y superaba con facilidad a los pileños, hasta plantarse en la frontal del área, donde la defensa blanquiazul hizo un gran trabajo de destrucción, especialmente en la zona central.

Zayas realizó un gran trabajo defensivo, junto con sus compañeros de retaguardia
 De este modo, el dominio local no llegaba a traducirse en ocasiones claras de gol, hasta que Valerio en el m. 66 asustó con un disparo muy ajustado al palo. A esta oportunidad siguió otra de David Vega en el 75’ quien, con todo a su favor, remató alto.

No iba a fallar el delantero del Polígono cinco minutos más tarde, tras una larga y gran jugada de ataque del Soleá, culminada por Vega con un remate perfecto, imposible para Fricu. Quedaban 10 minutos para el final, por lo que ambos tenían tiempo aún de luchar por los tres puntos y cualquier cosa podía ocurrir.

José Julio arriesgó, metiendo a Ponce en lugar de Esteban y el equipo pileño, en esta recta final, hizo lo que no había logrado durante más de una hora de partido: estirarse en ataque y crear peligro. Pudo marcar Anguas tras una falta ensayada que provocó un mano a mano del futbolista de la UD Pilas con el meta Guti, que logró despejar a córner. Y también gozó de un excelente contragolpe Ponce, pero tuvo la mala fortuna de resbalar cuando estaba a punto de quedarse solo delante de la portería.
En los minutos de alargue, ambos equipos, muy cansados, parecieron dar por bueno el empate y con ese resultado se llegó al pitido final.

Fue una pena que, a tan solo 10 minutos del final, llegara ese gol que evitó una nueva victoria y dejó dos puntos en el camino, pero también es cierto que el Soleá lo buscó con ahínco y con buen juego y no hubiese sido merecedor de la derrota. Los locales se impusieron a los pileños en el dominio de la pelota durante gran parte del choque, pero lo cierto es que las ocasiones de gol estuvieron repartidas de forma equitativa. Por todo ello, puede considerarse un resultado justo y un buen punto para una UD Pilas que aprovechó las derrotas de Tomares, Puebla y Rinconada para alcanzar, aunque sólo sea por diferencia de goles, la 2ª plaza.

Ahora vienen dos partidos consecutivos en casa (UP Viso y UD Bellavista) que, como todos, serán complicados, aunque no hay duda de que el equipo trabajará con fe y entusiasmo para seguir dando alegrías a los suyos.

FICHA TÉCNICA

UD SOLEÁ: Guti, Agu, Valerio, Juani, Salinero (Alberto, m. 52), Fernando (Sergio, m. 75), Rata, Caro, Rober, David Vega y Narci (Álvaro, m. 67)

UD PILAS: Fricu, Chiqui, Soldán, Zayas, Quintero, Esteban (Ponce, m. 82), Rojas, Gabri (Cañada, m. 75), Bueno, Anguas y Fran (Juanma, m. 69)

ÁRBITRO: García del Valle. Sólo dos amarillas, ambas para jugadores pileños: Zayas y Rojas.

GOLES: 0-1: Chiqui (m. 6); 1-1: David Vega (m. 80)

No hay comentarios:

Publicar un comentario