lunes, 19 de octubre de 2015

La UD Pilas vuelve a toparse con un rival más eficaz


Segundo partido consecutivo fuera de casa y segunda derrota, y de nuevo ante un rival que “sólo” fue superior a los pileños en un aspecto. Lo que ocurre es que se trata del factor determinante en el fútbol: la efectividad en las áreas.
Pero antes de entrar con el análisis de lo que fue el partido, no está de más aportar algunos
datos que nos ayudarán a comprender el nivel de la categoría en la que milita la UD Pilas. Puente Genil es una localidad de más de 30.000 habitantes. Su equipo de fútbol lleva por nombre el de dos marcas comerciales (una de cosmética y otra de productos de panadería). El estadio Manuel Polinario “Poli” (magníficas las instalaciones) está repleto de anuncios publicitarios de empresas locales que colaboran con el club y la afición se vuelca con el equipo llenando la grada (unas 700 personas presenciaron el choque, la mayoría con bufandas del club) y no para de animar, utilizando todo tipo de artilugios ruidosos.
El resultado es que el CD Salerm San Fermín Puente Genil cuenta con una plantilla muy “profesionalizada”, en la que todos los jugadores cobran, dándose el caso de que uno solo de ellos puede llegar a percibir al mes aproximadamente la misma cantidad de dinero que necesita la UD Pilas para sobrevivir durante ese mismo periodo de tiempo.
Así es la Primera Andaluza, la categoría a la que, tras dos ascensos consecutivos, hemos llegado con la ilusión de disfrutar y competir, utilizando nuestras armas futbolísticas, que no son pocas. De hecho, a pesar de todo, el arranque del partido tuvo un neto color blanquiazul. Los hombres de José Julio Monsalves se hicieron con el dominio de la pelota y sometieron al Puente Genil, que apenas logró salir de su parcela y que vio dos cartulinas amarillas en los primeros compases del choque, ambas por cortar jugadas peligrosas. El equipo tocaba muy bien el balón y llegaba con peligro, en especial en un disparo de Quintero en magnífica posición, al que respondió Juanjo con una gran intervención.

Todo cambió en el m. 24, a raíz de un tremendo error arbitral. El balón llegó a poder de Javi Barcos, que se internó en el área. Maraver, que dudó en la salida, se arrojó finalmente a sus pies, sacando claramente el balón con la mano. El árbitro dejó seguir la jugada, pero el asistente levantó el banderín, lo que hizo rectificar a Sevillano Marín, que decretó la pena máxima, cometiendo así una clara injusticia. Las protestas sólo sirvieron para que Rojas viera una cartulina amarilla que le impedirá jugar el próximo partido, al conllevar sanción (la otra amonestación que sufrieron los pileños fue para Porras, también por protestar).
El marinaleño Bubu no falló desde los once metros y estableció el 1-0 en el marcador. La UD Pilas acusó en demasía el mazazo y la brillantez inicial dio paso a una fase de desconcierto, en la que parecía que al cuadro blanquiazul se le habían fundido los plomos. En esas estábamos cuando surgió potente la figura de Rojas que empató el partido con un derechazo espectacular desde fuera del área que sorprendió a Juanjo.
Sin apenas tiempo de saborear el empate, el Puente Genil volvió a golpear, al aprovechar Manu Tenllado un despeje defectuoso y corto de Maraver tras una falta lejana botada al interior del área. Este error destrozó al meta pileño que tuvo que ser consolado en el descanso por sus compañeros y que se retiró entre lágrimas, dejando su puesto para la segunda parte a Alonso.
El 2-1 dejaba el partido abierto para la segunda parte, pero toda ilusión pileña de sacar algo positivo se vino abajo en el m. 50 cuando, tras una pérdida de balón en la medular, Bubu recibió en posición de extremo zurdo y sirvió para que Maero (que había sustituido en la primera parte a Oprica) rematara a placer en el área pequeña por dos veces, ya que su cabezazo se estrelló en el poste y el posterior rechace le vino al pie para hacer el 3-1 sin oposición alguna.
Este gol sí que dolió en las huestes de José Julio, que unos minutos más tarde hizo un triple cambio, buscando una reacción que ya se antojaba utópica. Entraron Lego, Ponce y Rafa Toro por Juanma Ramírez, Esteban y Nacho.
La UD Pilas no le perdió la cara al partido en ningún momento y siguió buscando el gol con ahínco, pero se topaba una y otra vez con un equipo muy bien situado, comandado a la perfección por el veteranísimo Fito, que repelía sin mayores apuros las llegadas blanquiazules. Era como tratar de derribar un muro disparando pelotas de pin-pon. Los ataques siempre morían en la frontal del área, o, en el mejor de los casos, terminaban con algún tímido remate de Bueno, Ponce o Quintero, que en los últimos minutos jugó como delantero centro.
El Puente Genil, con un juego fácil y básico, defendía con comodidad y buscaba los contragolpes con pelotazos largos hacia Bubu y Maero. En uno de ellos llegó el 4-1, cuando este último se plantó cara a cara con Alonso, al que batió con gran calidad. Son ya 7 los tantos que ha conseguido en lo que va de liga este futbolista, el más destacado de las filas locales.
Con este doloroso marcador se llegó al final del partido, para regocijo de la parroquia pontanesa que despidió a los suyos con una atronadora ovación. Un 10 para la afición local, que dio un ejemplo excelso de cómo animar a su equipo.  
 
Con todos los atenuantes que se quieran poner, al final lo que cuenta es que los dos desplazamientos que teníamos consecutivos se han saldado con derrota. Además, hemos recibido 7 goles y hemos anotado 1. Esos son los datos, y eso es lo que tendrán que analizar técnicos y jugadores para recuperar anímicamente al equipo y que su rendimiento mejore.
El próximo domingo nos espera otro rival de aúpa, el Espeleño, actual líder de la categoría, aunque ese partido se jugará ya en nuestro campo. Allí y con el apoyo del público, esperemos que los nuestros vuelvan a demostrar de lo que son capaces.
FICHA TÉCNICA

SALERM SF PUENTE GENIL: Juanjo; Jesús Ángel, Manu Tenllado (Percha, 58’), Manolo Cano, César; Fito, Pepe Rey (José Carlos, 46’); Santaella (Juanan, 80’), Oprica (Maero, 28’), Javi Barcos; y Bubu.

UD PILAS: Maraver (Alonso, 46’), Zayas, Soldán (Chiqui, 68’), Quintero, Juanma Ramírez (Lego, 61’), Esteban (Rafa Toro, 61’), Rojas, Porras, Bueno, Gabri y Nacho (Ponce, 61’).

Árbitro: Sevillano Marín, del colegio gaditano. Amonestó a Oprica, Pepe Rey y Jesús Ángel por los locales (las tres por derribar a un contrario) y a Rojas y Porras por los visitantes (ambas por protestar).

Goles: 1-0, min. 24: Bubu, de penalti. 1-1, min. 41: Rojas. 2-1, min. 44: Manu Tenllado. 3-1, min. 50: Maero. 4-1, min. 89: Maero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario