domingo, 15 de noviembre de 2015

Al menos detiene la hemorragia (1-1)


La UD Pilas consiguió arrancar un empate del nuevo San Bartolomé de Mairena del Alcor, en un partido que bien pudo ganar, pero que también pudo perder, por lo que el resultado final hay que considerarlo satisfactorio. Al menos ya ha desaparecido del casillero de puntos el número 8, que empezaba a parecer maldito, pues ahí estaba desde la jornada 5ª, disputada el 4 de octubre, cuando la UD Pilas consiguió derrotar en casa al Pozoblanco. Desde entonces, cinco rivales, cinco partidos y cero puntos. Por eso, este que se ha conseguido en Mairena sabe especialmente bien y todos esperamos que marque un punto de inflexión hacia la recuperación del equipo.

Para este choque, José Julio tuvo que hacer bastantes cábalas, pues contaba con las bajas por sanción de Bueno, Zayas, Lego y Porras, a las que se unieron la de Quintero por lesión y la de Valladares por motivos personales. Ante tal tesitura, el técnico pileño optó por jugar con Alonso bajo los palos; una defensa compuesta por tres centrales –Juanma Rodríguez, Juanma Ramírez y Soldán- con dos laterales adelantados –Chiqui y Bernal-, Fran y Esteban en la zona central, con Ponce y Gabri en la media punta y Cañada como hombre más adelantado.
El arranque del partido fue muy prometedor. Desde el pitido inicial, el equipo blanquiazul se adueñó de la pelota y trató de tocarla en la medida en que lo permitía el mal estado del terreno de juego. El partido se desarrollaba en su mayor parte en el medio campo local y, bajo la batuta de un Gabri muy inspirado, los hombres de José Julio se aproximaban una y otra vez con peligro sobre las inmediaciones de Bruno.
En el m. 18 fue trabado Ponce en el área, pero el colegiado no apreció falta y en el 20 llegó la mejor ocasión, tras una internada de Gabri, que remató fuerte, con la mala suerte de que el balón tocó en el hombro del portero y fue a estrellarse violentamente contra el larguero.
La UD Pilas, como en otros muchos partidos, estaba siendo mejor, y merecía el gol, premio que llegó en el m. 24 al rematar Juanma Rodríguez un córner en el primer palo. Es el segundo gol del joven defensor pileño y, curiosamente, los dos los ha conseguido en la misma localidad, uno ante La Barrera y otro ante el CD Mairena.
Juanma Rodríguez cabecea al fondo de la portería. Era el 0-1
En el m. 33 pudo sentenciar Cañada, que robó el balón y trató de batir a Bruno con un disparo demasiado lejano y flojo. La mejor jugada de ataque de los blanquinegros en esta primera mitad tuvo como protagonista a su mejor jugador, Manu Cruzado, que remató fuera una buena triangulación. Todavía hubo tiempo para que Gabri se luciera de nuevo con una acción personal espectacular en el área, que terminó sirviendo para que Fran disparara duro y abajo, blocando Bruno con seguridad.
Tras el paso por los vestuarios, el partido iba a dar un giro de 180º, ya que en el primer minuto, un
Cruzado remató muy cómodo para conseguir el 1-1
centro desde la izquierda fue rematado por Manu Cruzado, totalmente libre de marca, estableciendo el empate en el marcador.
Este gol hizo mucho daño en la moral de los pileños, que se veían ante un escenario ya demasiado conocido, tras haber sido muy superiores a sus rivales. El Mairena, por su parte, empezó a creer en sus posibilidades y se fue creciendo, con más empuje que calidad en sus acciones.
En el m. 50, tuvo que emplearse Alonso para interrumpir una jugada muy peligrosa de los maireneros y en el 61 fue bien anulado un gol a Chico, que remató junto al poste, en clara posición antirreglamentaria.
El partido estaba entrando en una dinámica poco propicia y José Julio trató de reaccionar, dando entrada en el campo a Rojas, Rafa Toro y luego a Nacho, en lugar de Esteban, Ponce y Bernal. Algo se equilibraron las fuerzas, pero el trabajo defensivo no se veía compensado con llegadas peligrosas al área contraria, con lo que pasaban los minutos y no había ocasiones para deshacer el empate.
Gabri cuajó un gran partido
No obstante, el Mairena cada vez colgaba más balones, lo que hacía recular a la UD Pilas, incapaz de asustar con sus tímidos contragolpes. Alonso tuvo que intervenir en dos ocasiones más ante Cruzado y Chico, mientras que por parte pileña sólo cabe anotar un buen remate de cabeza de Gabri a la salida de un córner, que se marchó por encima del larguero.
En el min. 90 fue expulsado Jiménez por agredir a Juanma Rodríguez y ya en el alargue vio Alonso su segunda cartulina amarilla, por lo que tuvo que entrar Maraver en lugar de Gabri. La presencia del guardameta de Huévar fue providencial, ya que en la última acción del partido sacó una mano espectacular para desviar un balón que buscaba el fondo de la red. Una gran parada que sirvió para salvar el empate, cuando ya no había tiempo para más.
Al final, sensación agridulce por la diferencia de nivel mostrada en el primer tiempo y en el segundo. Esta vez, ese claroscuro al menos no supuso la derrota, como en otras ocasiones y la cosa quedó en empate. Un punto que debe servir para cambiar la dinámica y volver a pensar en ganar.
FICHA TÉCNICA:
CD MAIRENA: Bruno, Iván, Severo, Chema, Fernández, Pablo, Javi Jiménez, Manu Cruzado, Alberto (Chico, m. 53), Fran Vargas (Álvarez, m. 65) y Boris (Monache, m. 75).
UD PILAS: Alonso, Chiqui, Soldán, Juanma Rodríguez, Juanma Ramírez, Esteban (Rojas, m. 57), Bernal (Nacho, m. 60), Fran, Cañada (Juradito (m. 79), Gabri (Maraver, m. 95) y Ponce (Rafa Toro, m. 57).
ÁRBITRO: Óscar Muñoz García, onubense. Expulsó con roja directa al local Javi Jiménez (m. 90) y por doble amarilla al visitante Alonso (m. 95). Amarillas a Severo, Chema, Álvarez, Pablo y Fernández por parte del CD Mairena y a Chiqui, Juanma Rodríguez, Juanma Ramírez, Nacho y Rafa Toro por la UD Pilas.
GOLES: 0-1: Juanma Rodríguez (m. 24); 1-1: Manu Cruzado (m. 46)

No hay comentarios:

Publicar un comentario