domingo, 20 de diciembre de 2015

Empate de mucho mérito, con otra polémica arbitral.


El trío arbitral volvió a perjudicar seriamente los intereses pileños

Una vez más, y ya van demasiadas, la UD Pilas ha sufrido un arbitraje que le ha condicionado de forma determinante y negativa el desarrollo de un partido. En esta ocasión, el colegiado de Sanlúcar de Barrameda Benítez Maceas dejó sin sancionar un claro penalti en el m. 53 cometido sobre Quintero y, no conforme con ello, mostró la segunda cartulina amarilla al capitán pileño, con lo que dejó a los locales con diez con casi toda la segunda mitad por delante.


Isco estrella su remate en el larguero
Durante la primera parte, el equipo de José Julio Monsalves (que vio el partido desde la grada, por estar sancionado) no estuvo fino y apenas logró acercarse con peligro sobre las inmediaciones del meta Javi Romero. El Morón, muy bien situado en el campo, controlaba bien el juego y llegó a disponer de algunas oportunidades de peligro, como una falta lateral que nadie tocó y que despejó con apuros Ramón (m. 15), un disparo de Starling que desvió el meta pileño (m. 28) y un disparo de Isco que se estrelló en el travesaño (m. 41). Por su parte, la UD Pilas sólo dispuso de una buena posibilidad de remate por parte de Bueno, que intentó empujar con el pie un balón que venía demasiado alto (m. 25).

El panorama no debió gustarle mucho al técnico pileño que para la segunda parte introdujo dos cambios en el equipo (Rojas y Porras entraron en lugar de Esteban y Fran) y con su charla en los vestuarios inyectó a sus hombres una mentalidad más ambiciosa, que tuvo el efecto de que, tras la reanudación, el juego se volcara sobre el área visitante.

Pudo marcar Gabri (m. 51), pero Javi Romero se lució desviando su remate de cabeza a córner. En
Rafa, muy marcado, intenta controlar el balón
pleno acoso pileño, Quintero se internó en el área con el balón controlado. Cuando salió a su encuentro el portero, el central tocó el balón y fue derribado claramente por el guardameta. El árbitro, muy lejos de la jugada, señaló córner (algo imposible, pues Javi Romero en ningún momento contactó con el esférico) y, para colmo de males, mostró la cartulina amarilla al futbolista blanquiazul, que en el m. 32 había visto otra amonestación totalmente injusta. De esta forma tan dolorosa, Quintero tuvo que abandonar el rectángulo de juego, mientras que las protestas pileñas sólo sirvieron para que Porras también viera la cartulina amarilla.

Tras esta acción, José Julio retiró del campo a Rafa y dio entrada a Zayas, con lo que Bueno se quedó como único delantero. A pesar de todo, el conjunto blanquiazul no le perdió jamás la cara al partido, y siguió buscando con ahínco el gol, empresa aún más difícil en inferioridad. La oportunidad más clara fue para Chiqui, cuyo remate llegó a rozar la escuadra de la portería rival (m. 77).

Alfonso Lozano entendió que las circunstancias eran propicias para ir también a por el partido y puso en liza a su goleador Gordi, que entró en lugar de Mariano Hidalgo (m. 67) y posteriormente a Pedro por Starling (m. 76). No obstante, el Morón no logró sacudirse el dominio pileño hasta los últimos minutos, en los que el cansancio empezó a hacer mella en los locales. Por eso José Julio decidió reforzar al equipo en el juego defensivo con la presencia de Juanma Rodríguez en sustitución de Bueno (m. 85).

El acoso pileño fue constante durante la segunda parte
En varias ocasiones el árbitro perdonó la expulsión a jugadores visitantes (especialmente a Chapi e Isco) mientras amonestaba sin miramientos a los locales, para desesperación de una parroquia pileña que abroncó una y otra vez las decisiones del juez de la contienda y que aplaudió a los suyos tras el pitido final, consciente del enorme esfuerzo realizado por los chavales y del gran mérito contraído para obtener al menos uno de los puntos en juego. No hay que olvidar que, aparte del perjuicio arbitral sufrido, enfrente estaba la UD Morón, uno de los equipos importantes de la categoría, que cuenta con una excelente plantilla y que aspira claramente a estar en el grupo de arriba al terminar la liga.

La lectura optimista de este resultado nos invita a considerar que es el tercer partido consecutivo sin perder y que el equipo, además de competir, también puntúa, algo que no logró anteriormente en otros encuentros muy similares a este.

Ahora llega el descanso navideño y la liga se reanudará el próximo 3 de enero, cuando la UD Pilas visitará el estadio más imponente de la categoría, el Ciudad de Lucena, para enfrentarse al equipo que lleva ese mismo nombre y que se encuentra en una línea ascendente, demostrando sobre el campo el enorme potencial económico y deportivo que lo respalda. El partido se disputará a las 17:00 H.

FICHA TÉCNICA

UD PILAS: Ramón, Chiqui, Bernal, Quintero, Juanma Ramírez, Esteban (Rojas, m. 46), Juradito, Fran (Porras, m. 46), Bueno (Juanma Rodríguez, m. 85), Gabri y Rafa (Zayas, m. 55).

UD MORÓN: Javi Romero, Mario Cuder, Parri, Docio, Fernando, Vano, Starling (Pedro, m. 76), Mariano Hidalgo (Gordi, m. 67), Chapi, Mariano Jiménez e Isco.

ÁRBITRO: Benitez Maceas, de Sanlúcar de Barrameda. Expulsó por doble amarilla a Quintero (m. 53). Amonestó a los locales Gabri, Juanma Ramírez, Porras, Zayas y Rojas y a los visitantes Chapi, Isco y Mariano Jiménez.


No hay comentarios:

Publicar un comentario