lunes, 8 de febrero de 2016

La UD Pilas termina desmoronándose en Pozoblanco


Lejos, muy lejos queda ya aquella 5ª jornada de liga, en la que la UD Pilas pasaba por encima del Pozoblanco, al que endosó un 4-0 con goles de Quique (2), Porras y Gabri. Ahora, el equipo cordobés se encuentra situado en la parte alta de la tabla y lucha por meterse en la División de Honor Sénior, mientras que la UD Pilas tiene muy difícil evitar un puesto de hipotético descenso, en caso de no crearse la nueva categoría.

En este partido de vuelta, en un minuto fatídico, el tiempo que transcurrió entre el 14 y el 15 de la primera parte, empezó a entregar la UD Pilas un choque en el que durante más de una hora de juego plantó cara y no fue en absoluto inferior a su rival. Pero, una vez más, los errores puntuales jugaron en contra de los intereses pileños de forma dramática. 

Ramón no llega y Miguel Ruiz marcará a placer
Antes de que se moviera el marcador, asustó el Pozoblanco con un córner muy cerrado que sacó Esteban de la línea de gol. Replicó la UD Pilas, con una buena jugada de ataque de Zayas que no pudo aprovechar Nacho, al fallar en el control.

El partido estaba siendo igualado, pero llegó ese m. 14, cuando Charaf puso un balón en el área al que no llegó Ramón, propiciando el remate a placer de Miguel Ruiz. Tras sacar el equipo pileño de centro, el balón llegó a pies de Ramón, que estrelló su despeje en la espalda de Valentín, terminando el esférico mansamente en el fondo de las mallas.

Visto y no visto. En poco más de treinta segundos,  el marcador pasó del empate inicial a indicar un cruel 2-0 que en modo alguno hacía justicia a lo que estábamos viendo sobre el buen césped del municipal de Pozoblanco. A pesar de todo, la UD Pilas no le perdió la cara al envite y siguió buscando el área rival, hasta que en el m. 33 Gabri fue derribado en la frontal. Ejecutó la falta magistralmente Rojas, consiguiendo un gran gol, tras superar a la barrera y al guardameta.  Había partido, y mucho más  que pudo haber si llega a acertar Rafa en un mano a mano con Pedro, que el delantero pileño terminó rematando fuera, poco antes del descanso (m. 39).

Pedro no llega al espléndido golpeo de Rojas.
Para la segunda parte, el choque se presentaba incierto y emocionante, según lo visto en la primera entrega del mismo. Ambos técnicos introdujeron un cambio para tratar de imponerse y entraron en el campo Félix y Lego en lugar de Alberto Fernández y Zayas respectivamente. José Julio quiso arriesgar, colocando la defensa con tres centrales y buscando profundidad por las bandas, al igual que estaba haciendo su rival. En esta situación, la diferencia la marcaron los interiores del Pozoblanco, y muy especialmente Charaf, quien se convirtió en un puñal, que percutió una y otra vez sobre el costado izquierdo de la zaga pileña.

José Julio puso en liza a Chiqui en lugar de un desaparecido Ponce, pero el equipo blanquiazul seguía sin llegar a posiciones de ataque con el balón controlado. El Pozoblanco se acercaba con más peligro, hasta que en el m. 66, una internada de Charaf terminó con un centro medido para Valentín, quien, libre de marca, consiguió batir de cabeza a Ramón. Ese gol hizo mucho daño. Tanto, que prácticamente finiquitó el encuentro. A partir de ese momento, los pileños se fueron con rabia al ataque (Cañada sustituyó a Rafa), pero se desorganizaron en exceso, facilitando las cosas a su rival.

En el m. 73 hubo una jugada que pudo haber supuesto un último rayo de esperanza, ya que Chiqui fue objeto de un claro penalti que el colegiado no sancionó. Mientras los pileños se quedaron protestando en el área rival, el Pozoblanco presentó a seis jugadores frente a un desesperado Esteban, que era el único que se había quedado cerrando atrás. Finalmente, Ramón salvó el remate de Carlos Moreno, que, por cierto, había recibido el pase en fuera de juego. 
Luque jugó buena parte del partido en posición adelantada

Sólo tres minutos más tarde sí iba a encontrar el gol el delantero pozoalbense, al rematar a placer una buena jugada del ataque local (m. 75). El 4-1 convirtió el último cuarto de hora en una pesadilla para los hombres de José Julio, que continuaron corriendo y esforzándose, con Quintero en posición más adelantada, aunque ya sin fe y sólo esperando que pasaran los minutos de la forma más digna posible. En ese momento, Fran entró en lugar de Esteban.

Aún iba a tener el Pozoblanco la oportunidad de devolver a la UD Pilas la diferencia goleadora de la primera vuelta, tras la enésima internada del omnipresente Charaf, que asistió a Valentín para que este consiguiera el quinto gol, tercero de su cuenta particular.

El enorme esfuerzo derrochado por los jugadores no fue suficiente para discutir el partido a un Pozoblanco que se mostró mucho más seguro y efectivo. Un 5-1 no deja margen para muchos paliativos. Una derrota más de la que sólo cabe extraer la posibilidad de aprender de los errores y la certeza de que no queda otro camino que seguir trabajando para buscar la victoria en el próximo partido.



FICHA TÉCNICA:

CD POZOBLANCO: Pedro, Charaf, Ángel, Antonio Carlos, Fran, Alberto Fernández  (Félix, m. 46), Pedro Jesús, Miguel Ruiz (Carlos Moreno, m. 62), Valentín, Dani García  (Medina,  m. 76) y Yuma  (David Rubio, m. 64).

UD PILAS: Ramón, Zayas (Lego, m. 46), Luque, Quintero, Juanma Ramírez, Esteban, (Francia,  m. 75), Nacho, Rojas, Rafa (Cañada, m. 65), Gabri y Ponce  (Chiqui, m. 59).

ÁRBITRO: Iván Rodríguez Vázquez, granadino. Amarillas para los locales Charaf, Félix y Carlos Moreno y para los visitantes Quintero, Juanma Ramírez, Esteban y Rojas.

GOLES: 1-0: Miguel Ruiz (m. 14); 2-0: Valentín  (m. 15); 2-1: Rojas  (m. 35); 3-1: Valentín  (m. 66); 4-1: Carlos Moreno (m. 75); 5-1: Valentín  (m. 85)

No hay comentarios:

Publicar un comentario