lunes, 12 de septiembre de 2016

La decisiva importancia de los detalles


La UD Pilas ha caído en su arranque liguero en casa ante Los Palacios CF (0-1) después de realizar un esfuerzo inconmensurable, de haber atacado prácticamente durante todo el partido y de haber contraído méritos para lograr como mínimo el empate. Pero, entre los muchos factores que determinan la suerte final de este juego llamado fútbol están los detalles, esos hechos puntuales que terminan decantando la balanza de uno u otro lado, sin tener en cuenta merecimientos ni la idea de justicia. Y más en una competición como esta Primera Andaluza, la igualdad es la nota dominante, como demuestra el hecho de que todos los enfrentamientos terminaron con un resultado muy ajustado.

En esta ocasión esos detalles jugaron en contra de los blanquiazules, que salieron al campo mostrando desde el inicio sus intenciones, y ya en el primer minuto pudieron adelantarse por mediación de Rafa, cuyo disparo, flojo, detuvo Álvaro sin problemas. 

En el primer tramo del encuentro la superioridad local fue manifiesta, con un Barbecho que se internó en varias ocasiones y provocó situaciones de claro peligro sobre la meta palaciega. Sin embargo, una mala entrega del balón en el centro del campo, puso en bandeja el contragolpe al rival: pase en profundidad para Peluqui, y este, sin nadie que le encimara, logró deshacerse de Tote e impulsar el balón al fondo de las mallas, a pesar del intento de despeje de Salado (m. 24).

La UD Pilas estaba jugando con un esquema muy abierto y ofensivo, y pagaba así de caro su primer error importante. El equipo pileño acusó el golpe y el tanto dio paso a unos minutos en los que la posesión del balón no se traducía en ocasiones de gol, si descontamos un disparo alto de Juanma. El equipo visitante, por su lado, se encontraba cómodo, defendiendo sin excesivos problemas y buscando los contragolpes para aumentar su ventaja, algo que pudieron conseguir José Ricardo (m. 41) y Julio (m.45).

El paso por los vestuarios, más necesario que nunca debido al intenso calor que hacía en ese momento en el Manuel Leonardo, sirvió para reordenar ideas y también para que José Julio llevara a cabo dos modificaciones en su escuadra, con la entrada de los debutantes Salva y Yeray en sustitución de Fernando y Rafa.

La segunda mitad fue de abrumador dominio pileño. El entrenador siguió apostando por una defensa de tres centrales (Quintero, Juanma y Salado) y dos hombres de banda con vocación muy ofensiva (Diego y Barbecho). En la medular, Salva empezó a dejar constancia de su calidad, como también lo hizo arriba Yeray. Así, en el m. 56, un remate de Salva fue desviado lo justo por el portero para que el balón se estrellara en el poste. El rechace posterior lo llevó al fondo de la red Ponce, pero ya el asistente había levantado el banderín indicando posición antirreglamentaria.

Si el primer detalle decisivo de este partido fue el error que dio origen al gol, el segundo fue la actuación de Álvaro, un portero con una planta excelente, que, con varias intervenciones maravillosas, impidió que la UD Pilas volteara el marcador. La primera llegó en el m. 62, cuando Rojas botó una falta con potencia y colocación, poniendo el balón en la escuadra. De forma inverosímil, hasta allí llegó la mano de Álvaro para desviar el esférico a córner.

La UD Pilas siguió atacando, pero no lograba crear ocasiones claras, debido al gran trabajo defensivo de los hombres de Raúl Carmona, que despejaban todo lo que llegaba por su área. Se protestó un agarrón a Ponce en el área (m. 66) y José Julio dio entrada a Galán por Juanma (m. 70), retrasando la posición de Rojas. La ofensiva ya era total, pero el calor y el cansancio empezaban a hacer mella en los jugadores y muchas veces se elegía la peor opción, que era colgar el balón sobre los dominios del gigante Álvaro, que los blocaba todos.

También jugó los últimos minutos Chiqui, que sustituyó a Quintero, y la recta final del encuentro se disputó con los dos equipos prácticamente metidos en el área de Los Palacios, cuyos jugadores cada vez que veían la ocasión se quedaban en el suelo reclamando asistencia.

El colegiado decretó 4 minutos de alargue y en el último de ellos llegó el otro gran paradón de Álvaro, quien desvió a córner un cabezazo de Galán, que la grada ya cantaba como el gol del empate. Pero no pudo ser. Llegó el final y el resultado no se movió. Los jugadores palaciegos celebraron la victoria con la lógica efusividad, mientras los nuestros, exhaustos por el esfuerzo, se retiraban con el amargor de una derrota que por juego y ocasiones no habían merecido.

Al margen del negativo resultado de este primer partido de liga, es justo y necesario quedarse con los aspectos positivos que mostró el equipo: generosidad en el esfuerzo y encomiable actitud, buscando en todo momento la meta contraria, sin perderle la cara al choque hasta el pitido final. Hay que valorar también muy positivamente la grata sensación que dejaron todos los nuevos fichajes, que estuvieron a muy buen nivel, al igual que sus compañeros.

La liga acaba de empezar. No lo ha hecho como hubiésemos deseado, pero queda mucho camino por delante. Si se persiste en el trabajo que viene haciendo el grupo desde la pretemporada y que pudimos ver en este primer partido, seguro que los resultados positivos van a llegar. Hay motivos de sobra para confiar en ello.

FICHA TÉCNICA

UD PILAS: Tote, Diego, Barbecho, Quintero (Chiqui, m. 80), Salado, Juanma (Galán, m. 70), Rojas, Fernando (Salva, m. 46), Rafa (Yeray, m. 46), Ponce y Nacho.

LOS PALACIOS CF: Álvaro, Fernando, León (Josemi, m. 90), Justino, Rafa, Juanlu (Cala, m. 65), José Ricardo (Rúper, m. 58), Piño, Julio, Peluqui (Juanma,  m. 72) y David (Gabi, m. 62).

ÁRBITRO: Javier Franco Ruiz, sevillano. Amarillas para el local Rojas y para los visitantes Piño y Cala.

GOL: 0-1: Peluqui (m. 24)



Momento en el que Ponce remata en el gol anulado


No hay comentarios:

Publicar un comentario