lunes, 19 de septiembre de 2016

La UD Pilas no culmina su superioridad (0-0)


Segunda jornada del campeonato y segundo partido en el que la UD Pilas se queda con la sensación de no haber trasladado al marcador –y por tanto a su cuenta de puntos- los méritos contraídos en el terreno de juego. En esta ocasión al menos se consiguió puntuar, pero es un punto que sabe a poco, a tenor de la superioridad mostrada por los blanquiazules en el balance global del partido, por juego y por ocasiones, concentradas éstas en unos primeros veinte minutos excelentes de los hombres de José Julio Monsalves.

En ese arranque del choque, la UD Pilas mostró un elevado nivel de juego, con buena salida
Lito disfrutó de las mejores ocasiones de gol
del balón e interesantes maniobras en ataque, que llevaron a disponer de hasta tres ocasiones clarísimas para haberse adelantado en el marcador. La primera llegó apenas echó a rodar la pelota, cuando Lito penetró por la derecha y se encontró con la excelente intervención de Juaqui, que desvió el balón a córner. Hubiese sido mejor opción buscar el pase atrás, donde esperaban Salva y Ponce prestos a empujar el balón a gol, pero Lito optó por el disparo, que desvió a córner el portero.

En el m. 7, en pleno acoso pileño, un pase en profundidad de Rojas dejó a Lito solo ante el guardameta local, al que intentó batir con una vaselina que se marchó rozando el palo derecho. Fue la oportunidad más clara del partido, malograda en esta ocasión por la falta de puntería del ariete blanquiazul, que estuvo muy participativo durante todo el choque. También pudo marcar Fernando, quien recibió un gran pase de Ponce, pero su remate de nuevo fue rechazado por Juaqui, que se estaba erigiendo en el mejor hombre del partido hasta ese momento (m. 17).
Salva controla el balón en carrera
El panorama no debió gustarle al técnico local Antonio Ortega, que mandó a calentar a dos jugadores y que dio orden a los suyos de apretar más a los centrocampistas pileños, para evitar que recibieran y pudieran maniobrar, como lo estaban haciendo. A partir de ese momento, el partido cambió. Empezaron a sucederse las faltas en la medular y, aunque la UD Pilas tocaba más y mejor el balón, ya no generaba ocasiones de gol.

La presión asfixiante de los rojos llegó a su punto máximo en el m. 43, cuando Merino, para evitar que Salva controlara un balón, le clavó violentamente la rodilla en la espalda, por lo que vio una cartulina roja inapelable, ya que fue una acción muy peligrosa que pudo causar mucho daño en el jugador pileño. Inmediatamente, Ortega dio entrada en el campo al veterano Vázquez en lugar de Alfredo y así llegó el momento del descanso. Tras el paso por los vestuarios, el Diablos Rojos, en inferioridad numérica, intentó y consiguió imponer un tipo de partido que era el que le interesaba: trabado, con interrupciones constantes y prácticamente sin llegadas peligrosas a las áreas. José Julio intentó cambiar la decoración con los cambios, pero ya nada se pareció a los primeros minutos del choque, porque los pileños cayeron en la trampa y se jugó exactamente tal y como le convenía a su rival.

La UD Pilas siguió atacando, pero se estrellaba una y otra vez con el muro defensivo levantado por los locales y comandado por un Vázquez que hizo un gran trabajo y que demostró conocer todos los trucos para desquiciar a un delantero joven como Lito, y además ganarse la anuencia del árbitro. Los pocos remates que hubo fueron débiles y apenas pusieron en apuros a Juaqui.
Juaqui resolvió bien el poco trabajo que tuvo en la segunda parte

Pudo cambiar el partido en el m. 85, cuando, tras un centro de Bernal, Vázquez derribó a Lito en el área, pero a esas alturas, el colegiado estaba para cualquier cosa menos para señalar un penalti contra los locales, por lo que resolvió la acción con una cartulina amarilla para Rojas por protestar.
De esta forma fue muriendo el partido, con un ataque continuado y estéril por parte pileña y con un Diablos Rojos cuya única arma ofensiva eran balones largos hacia los puntas, que resolvían bien la zaga y el portero visitantes.

La UD Pilas, con este empate, suma su primer punto, aunque vuelve a quedarse con el mal sabor de pensar en lo que pudo haber sido y no fue. Ahora toca sacar conclusiones y seguir trabajando para conseguir cuanto antes que el buen trabajo se refleje también en el marcador. La siguiente oportunidad llegará en el partido contra la AD Cerro, que se disputará el próximo domingo 25 de septiembre por la tarde, concretamente a las 19:00 H, en nuestro estadio.

FICHA TÉCNICA

CD DIABLOS ROJOS: Juaqui, José Ángel, Alberto, Víctor, Merino, Carlos Romero, Alfredo (Vázquez, m. 43), Javi (Alfonso, m. 57), José Alcalá (Alemán, m. 65), Juanan y Wiwi (Pichaco, m. 85).

UD PILAS: Tote, Diego, Barbecho (Bernal, m. 79), Quintero, Salado, Juanma, Rojas, Fernando (Yeray, m. 57), Lito, Salva (Galán, m. 63) y Ponce (Rafa, m. 74).

ÁRBITRO: Eduardo Montánchez González, sevillano. Expulsó con roja directa al local Merino (m. 43). Amarillas para el local Juanan y para los visitantes Yeray y Rojas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario