domingo, 4 de febrero de 2018

Un gol postrero de Manu Mara atenúa el varapalo


Tras los trabajos de pintura y colocación de asientos en las gradas, el estadio Manuel Leonardo Ventura presentaba sus mejores galas para acoger este enfrentamiento entre UD Pilas y AT Sanlúcar que presentaba un gran interés por la zona baja de la tabla, algo que era difícil de pronosticar cuando en la primera vuelta el conjunto pileño goleaba a este mismo rival en su estadio 0-4.
Desgraciadamente, la temporada se está dando de esta forma, y habíamos llegado a esta 21ª jornada con sólo dos rivales de separación con respecto a la zona de descenso, siendo uno de ellos precisamente el AT Sanlúcar, con un solo punto menos, por lo que ganar este partido era muy importante para alejar fantasmas y afrontar los muchos compromisos que tenemos por delante con más tranquilidad.

Sin embargo, la UD Pilas no solo no ganó, sino que tuvo que esperar al tiempo de alargue, cuando el rival estaba con ocho efectivos sobre el campo (por dos expulsiones y una lesión), para encontrar un remate acertado que puso el 1-1 en el marcador, propiciando un mal menor que al menos mantiene al equipo de Miguel Santaella a la misma distancia en la tabla.

No se puede decir que los jugadores no hayan buscado con intensidad la victoria. Todo lo contrario. Como viene siendo habitual, el equipo se entrega al máximo y pelea hasta la extenuación, pero se ve superado por la adversidad con mucha facilidad, y la falta de gol sale a relucir en sus reiterados intentos de acercamiento a la meta contraria.

Es una historia que conocemos y ya hemos contado muchas veces. La UD Pilas empezó el partido con intención de mandar en el juego, pero enseguida empezó a sufrir con la presión adelantada del rival. Tras un robo de balón, el visitante Morales recibió un buen pase y penetró en el área, batiendo a Anguas con un sutil toque de vaselina que se coló muy cerca del segundo palo. Un golazo que ponía el partido cuesta arriba cuando sólo habían transcurrido 8 minutos de juego.

A partir de ese momento, los blanquiazules arreciaron en su ofensiva en busca del empate, pero faltaba claridad en las llegadas. Con todo, el meta Cayuso salvó a su equipo en un par de ocasiones, desviando primero un balón tocado por un defensa y después un remate de Salva, que ya buscaban la red.

En el 39’ el sanluqueño Miguel se equivocó gravemente al realizar una durísima entrada sobre Chiqui, cuando ya tenía una cartulina amarilla. La acción era de amonestación clara, y así lo entendió el colegiado, por lo que el defensor fue expulsado. Acto seguido, llegó la mejor ocasión de esta primera mitad con un remate de Piru que se estrelló en el travesaño (40’).
La inferioridad numérica del Sanlúcar era un factor que la UD Pilas debía aprovechar en la segunda parte, pero lo cierto es que tuvieron que pasar quince minutos para que se produjera la primera ocasión, con un disparo raso de Ponce que detuvo bien el guardameta.

En el 64’ tuvo lugar la segunda expulsión en las filas sanluqueñas, debido a que Colo corrió hacia la grada a intervenir en un conato de pelea que se estaba produciendo entre aficionados. El árbitro no tuvo más remedio que aplicar el reglamento y mostrar la cartulina roja al jugador del Sanlúcar, que a partir de ese momento se quedó con nueve hombres sobre el terreno de juego.

Era mucha ventaja y quedaban bastantes minutos por delante, por lo que cabía esperar que se le podría dar la vuelta al marcador. Pero lo que ocurrió fue que los jugadores pileños se mostraron precipitados, nerviosos, fallones en los pases y en los controles, de modo que cada ataque era repelido por la muralla defensiva rival como si de un frontón se tratara.

Los remates que se lograban conectar eran defectuosos y desviados. El más atinado fue uno de Salva que se estrelló en la cruceta derecha de la meta de Cayuso (81’). Los minutos seguían corriendo, entre parones ajenos y fallos propios, y el Sanlúcar cada vez veía más cerca la victoria.

Tampoco Marco Fernández pudo aportar alternativas desde el banquillo, ya que de sus ocupantes sólo estaban disponibles Zayas y dos jugadores de apoyo venidos no de los juveniles, sino de los cadetes (David López y José Mari). Por eso, los únicos cambios realizados fueron los de David López por Chiqui (80’) y Zayas por Piru (82’).
En tiempo de alargue cayó lesionado Isco que tuvo que ser retirado del terreno de juego en camilla, por lo que su equipo se quedó con tan sólo ocho jugadores. Cuando se reanudó el partido, Salva luchó por un balón que parecía que se marchaba por la línea de fondo y llegó a tiempo para centrar con su pierna izquierda y servir el gol a Manu Mara quien, libre de marca, cabeceó al fondo de la red.
Las protestas de Choco sirvieron para que viera dos cartulinas amarillas, por lo que también fue expulsado, pero ya sólo hubo tiempo para un ataque más, resuelto de forma inofensiva con un intento de chilena de Juan que no generó ningún peligro.

El empate no dejó satisfecho a ninguno de los contendientes, ya que el Sanlúcar estuvo muy cerca de llevarse una sonada victoria y la UD Pilas, a pesar de lograr la igualada en el alargue, no se puede contentar con un resultado que supone alargar la racha de partidos sin ganar, lo que tiene al equipo en una situación muy incómoda, aunque ha aumentado a 10 los puntos de distancia con el descenso, gracias a la derrota del Olivarense.

FICHA TÉCNICA

UD PILAS: Anguas, Chiqui (David López, 80’), Ángel, Juan, Piru (Zayas, 82’), Manu Mara, Jurado, Rojas, Salva, Ponce y Javi Mara.

AT. SANLÚCAR CF: Cayuso, Pibe, Miguel, Samu, Abel, Pelu, Choco, Aurelio, Pío, Isco y Morales. También jugaron Colo y Pablo.

ÁRBITRO: Jesús Gómez Beltrán. Amonestó al local Lego. Por parte visitante, expulsó a Miguel (doble amarilla, 39’), Colo (roja directa, 64’) y Choco (doble amarilla, 90+5). Amarillas para Aurelio, Morales y Colo.

GOLES: 0-1: Morales (8’); 1-1: Manu Mara (90+5’).

No hay comentarios:

Publicar un comentario